Clasificación de los relatos

Actualizado - 03 de febrero de 2016 13:04

Como sabéis, cuando compartís un relato tenéis que seleccionar si es para todos los públicos, para mayores de edad, literatura infantil o juvenil y a qué género pertenece. Este sistema permite, por una parte, que los menores no accedan a contenido no adecuado para su edad; por la otra, a la hora de buscar relatos los lectores pueden acceder mejor si están clasificados por género y los relatos están en la categoría correspondiente.

Ya que por internet hay muchas definiciones distintas, nosotros vamos a compartir lo que entendemos en cada género. Está claro que en mucha ocasiones hay una mezcla (rara vez un relato es de un género puro), solo queremos que indiquéis cuál es el más representativo.

Edades

Para niños (hasta 11)

Cualquier usuario puede acceder al relato. Estos relatos son literatura infantil y están destinados a los más pequeños de la casa.

Para jóvenes (desde 12 hasta 25)

Cualquier usuario puede acceder al relato. Aunque la literatura juvenil puede ser apreciada por edades fuera de este rango, los adolescentes y jóvenes adultos son su público objetivo. Pueden contener algunas palabrotas de manera aislada y sexo, violencia o drogas implícitas, nunca narradas de manera gráfica.

Para todos los públicos

Cualquier usuario puede acceder al relato. El público objetivo de estos relatos no tiene una franja de edad determinada. Puede contener algunas palabrotas de manera aislada y sexo, violencia o drogas implícitas, nunca narradas de manera gráfica.

Para adultos (18+)

Solo los usuarios mayores de edad pueden acceder al relato. Los adultos son su público objetivo. Contienen en gran medida palabrotas y escenas explícitas con descripciones de escenas violentas, sexuales o toma de drogas.

Géneros

Autoayuda

El objetivo de estos libros es enseñar al lector a vivir y actuar mejor. Tratan sobre experiencias vitales, superación de problema, aprender de las pequeñas cosas… Quieren hacer reflexionar para lograr un cambio en los hábitos y estados de ánimo. En ocasiones no tienen una trama, sino que son un ensayo sobre algún aspecto en relación a los temas mencionados.

Ejemplos: Cartas para Claudia de Jorge Bucay (1986) y El monje que vendió su Ferrari de Robin Sharma (1997).

Aventura

El protagonista debe realizar una búsqueda, en la cual se enfrentará a muchos peligros. Tiene que sobrevivir a persecuciones, peleas, etc. El ritmo del relato es frenético y con muchos detalles en las escenas de acción, las que más abundan. Normalmente en trama se trata la lucha del bien contra el mal.

Ejemplos: Robinson Crusoe de Daniel Dafoe (1719) y Los tres mosqueteros de Alexandre Dumas (1844)

Ciencia ficción

En este género nos encontramos normalmente relatos futuristas que giran en torno a avances científicos y tecnológicos, siempre con una explicación científica y dentro de nuestras leyes naturales. Se hace una crítica sobre las consecuencias de estas innovaciones tanto en el ser humano como individuo así como sociedad.

Ejemplos: Fundación de Isaac Asimov (1951) o Sueñan los androides con ovejas eléctricas de Philip. K. Dick (1968).

Erótica

El sexo y el erotismo son el centro de estos relatos. Las relaciones románticas son secundarias y en ocasiones los encuentros sexuales descritos dejan a un lado los sentimientos de los protagonistas. Algunas novelas tratan temas controvertidos como el incesto o la pedofilia.

Ejemplos: Lolita de Vladimir Nabokov (1955) y Diario de una ninfómana de Valérie Tasso (2003).

Fantasía

Esta ficción tiene lugar en un mundo alternativo donde las leyes naturales son diferentes de las nuestras. También existe la fantasía urbana, que se da cuando seres como ángeles o magos existen en ciudades actuales. En estas historias el personaje suele vivir aventuras durante una búsqueda. Es muy común que convivan personajes extraídos del folklore, la mitología y las leyendas locales. Usualmente tratan la lucha entre el bien y el mal

Ejemplos: El hobbit de J. R. R. Tolkien y Juego de Tronos de G. R. R. Martin.

Histórica

Los acontecimientos de estas novelas hacen referencia a hechos y personajes históricos. Estos pueden ser individuos ficticios o figuras históricas reales, y las situaciones suelen estar dentro de un marco histórico concreto con ciertas concesiones para hechos ficticios. Permite aprender y sentir el ambiente de la época, y muestran temas políticos o sociales.

Ejemplos: Guerra y Paz de León Tolstoi (1869) y Los pilares de la Tierra de Ken Follet (1989).

Humor

Mediante bromas, los relatos de humor buscan entretener y divertir a sus lectores. Pueden llegar a ser sátiras, críticas mordaces sobre aspectos de la sociedad o la cultura, muchas veces encubiertas tras una trama aparentemente simple.

Ejemplos: Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza (1991) y Maldito Karma de David Safier (2007)

Policiaca

En estos relatos se investigan casos y se resuelven utilizando la razón, la indagación o la intuición. Cada vez más se ahonda en las motivaciones socioculturales del delincuente, buscando entender de quién es la culpa que haya ocurrido.

Ejemplos: Los crímenes de la calle Morgue de Edgard Allan Poe (1841) y Yo maté a Kennedy de Manuel Vázquez Montalbán (1972).

Psicológica

Enfatiza en la caracterización interior de los personajes, centrándose en sus motivos y acciones internas y la repercusión que tienen en acciones externas. La narración de hechos queda en un segundo plano tras descripciones de estados de ánimo y conflictos psicológicos.

Ejemplos: Rojo y negro de Stendhal (1830) y Crimen y castigo de Fiódor Dostoyevski (1866).

No ficción

Este género es un híbrido entre la literatura y el periodismo. En él se tratan hechos y personajes reales. Pueden ser novelas (auto)biográficas o relatos metaficcionales, en los cuales se noveliza un acontecimiento.

Ejemplos: Soldados de Salamina de Javier Cercas (2001) y Gomorra de Roberto Saviano (2006)

Poesía

Este género, aunque no es prosa, lo hemos incluido para que los poetas también puedan compartir sus obras con nosotros. Con mucha importancia en el ritmo, lenguaje y recursos del lenguaje, la poesía habla sobre temas variados, siempre buscando una estética impecable.

Ejemplos: Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer (1871) y Veinte poemas de amor y una canción desesperada de Pablo Neruda (1924).

Realismo

Estos relatos tratan situaciones, escenarios y personajes cotidianos con la mayor imparcialidad y objetividad posible. Se relatan las relaciones sociales y familiares, sin profundizar en los sentimientos de los personajes, sino que se muestran de manera explícita mediante sus acciones.

Ejemplos: Oliver Twist de Charles Dickens (1837-39) y Los pazos de Ulloa de Emilia Pardo Bazán (1886).

Romántica

Las relaciones amorosas son el punto central de estos relatos. Muestran el desarrollo de un romance entre dos individuos y la lucha contra el entorno para que el amor triunfe. A su vez, los personajes experimentan un cambio psicológico (y físico en ocasiones) a consecuencia de la relación.

Ejemplos: Posdata: te quiero de Cecelia Ahern (2004) y Pídeme lo que quieras de Megan Maxwell (2012)

Suspense

Estas historias tienen un ritmo rápido, con mucha acción, pero con un misterio que resolver. Hay pistas falsas y ganchos para mantener al lector pegado al libro. Suelen tomas como escenarios lugares exóticos y protagonistas masculinos hechos a sí mismos. En estos relatos, a diferencia de los policiacos, no hay que resolver un crimen, sino frustrar los planes de un enemigo.

Ejemplos: El caso Bourne de Robert Ludlum (1980) y El silencio de los corderos de Thomas Harris (1988).

Terror

Se cultiva el miedo y sus emociones asociadas como principal objetivo. Aunque en ocasiones este sentimiento puede ser causado por otros humanos, lo más habitual es que sean seres propios del mundo paranormal, como vampiros, monstruos o espíritus.

Ejemplos: Drácula de Bram Stoker (1897) y It de Stephen King (1986).

Fanfic

Estos relatos utilizan personajes, escenarios y tramas ya existentes para crear una historia nueva. Pueden ser extraídos de la literatura, la televisión o los videojuegos, además de personas reales.

Ejemplos: Cincuenta sombras de Grey de E. L. James (2011) y After de Anna Todd (2013).

Otros

A veces la mezcla de géneros acaba derivando en un híbrido que no encaja en ninguna de las categorías principales que hemos incluido. Con el objetivo de no tener muchos géneros y subgéneros, algunos de ellos con poca afluencia, reservamos esta categoría a dichos relatos. Si tus lectores te proponen un género y crees que encaja, modifica la ficha para moverlo.